SOCIEDAD

Mano a mano con Bayer: “Roca restableció la esclavitud en el país"

En diálogo con el programa El Día G, el periodista e historiador habló la lucha que lleva adelante para que el nombre de Julio Argentino Roca se borre de los lugares públicos y se reivindique a los pobladores locales: “Los nombres de ellos tienen que quedar, que son los que hacen toda la vida”.

26/03/2014 02:01

7.865

Los mismos argumentos que usan para defender a Roca se podrían utilizar para defender a Hitler”, dijo Osvaldo Bayer. Periodista, historiador, militante. Un personaje inquieto que ama la Patagonia y que lucha desde hace años para desterrar de los espacios públicos el nombre de quien fuera militar y dos veces presidente de la Nación, Julio Argentino Roca.

De paso por Puerto Pirámides, donde participó por el acto del Día de la Memoria por la Verdad y la Justicia, Osvaldo Bayer habló en exclusiva con El Día G sobre el trabajo que se realiza en distintos lugares del país para cambiar el nombre de los lugares públicos que recuerdan a Roca y a otros personajes cuestionados de nuestra historia, como “el primero de los dictadores, Uriburu, que tiene un monumento en la ciudad de Balcarce y ningún intendente ha sido capaz de sacarlo, está ahí siempre”, dice el historiador y recuerda que si bien “tuvimos una lucha para que a una de las calles principales se le sacara el nombre de Uriburu, pero el monumento sigue ahí”.

Las calles por su nombre

Al ser consultado sobre su acompañamiento a las iniciativas que realizan vecinos de distintas ciudades del país para modificar el nombre de algunas calles, Osvaldo Bayer aseguró que “hace 15 años que empezamos con nuestra lucha de sacar el monumento a Roca del centro de Buenos Aires. Es una vergüenza que un genocida tenga el monumento más grande de la Capital y en el lugar más céntrico, a noventa metros del célebre Cabildo”.

Expresó que como contrapartida “a San Martín lo mandamos a Retiro, en un caballito flaco, tapado por la Torre de los Ingleses, fíjense que diferencia, con ese hombre también amplio como San Martín o ahí tendría que estar Manuel Belgrano, Mariano Moreno o Juan José Castelli, que son increíbles los documentos que hay de ellos”.

Bayer pone el acento en la figura de “Roca y en Avellaneda, que es el gran culpable, todo lo hizo Roca siendo Ministro de Guerra de Avellaneda y dijo que sí; se hizo todo para repartir la tierra entre los poderosos”, expresó el escritor.

Dijo que sólo es necesario leer el discurso final de Roca ante el Congreso Nacional cuando termina la campaña del desierto: “Ahora esas extensas zonas quedarán al servicio de los inmigrantes y del capital extranjero. Ni siquiera habla de los argentinos”.

Bayer explica que “nunca se nos contó y se nos enseñó que la Campaña del Desierto fue cofinanciada por la Sociedad Rural Argentina que ya estaba fundada en 1868 por un Martínez de Hoz, nada menos, que fue le primer presidente” de esa entidad.

Agregó que “se pagaban 4 pesos para recibir después una hectárea de tierra. Los Martínez de Hoz recibieron 2.500.000 hectáreas, impresionante, y todos los que recibieron tierras fueron estancieros socios de la Sociedad Rural, que como digo, cofinanció la Campaña del Desierto”.

Argumentos hitlerianos

Al ser consultado sobre los argumentos que esgrimen algunos para defender la figura del ideólogo y ejecutor de la campaña del desierto, Bayer aseguró que “los mismos argumentos que tienen para defender a Roca, se podrían usar para defender a Hitler y esto yo lo viví”, dijo el periodista, para luego recordar la discusión que tuvo en un programa de televisión con el historiador Félix Luna, de quien dijo “escribió un libro que se llama Soy Roca, que lo dice todo, entonces yo dije que Roca restableció la esclavitud en la Argentina”.

Según Bayer, el fallecido historiador habría dicho “Está bien, Roca habrá matado algunos miles de indios, pero hizo el edificio de Obras Públicas, hizo la Casa de Gobierno y dejó otras cosas materiales”. La polémica se acrecentó con la respuesta de Bayer, quien dice haber expresado “tiene razón el Dr. Félix Luna, también de Hitler se dice habrá matado, no seis millones de judíos como dicen, sino dos millones de judíos, pero hizo colonias de vacaciones para los obreros, hizo casas para las madres solteras y digo es exactamente el mismo argumento. Luna me miró con desprecio y se retiró. Es el mismo argumento contra la vida, contra el hombre que mató miles de vidas lo elevan porque hizo otras obras, no, lo que tiene que reinar siempre es el derecho a la vida”.

Avisos sin desmentir

Osvaldo Bayer reiteró el carácter esclavista que tuvo la Campaña del Desierto. “Están los avisos oficiales en los diarios argentinos, no se puede desmentir”, dice el historiador.

El entrevistado recordó las menciones al tema, con publicaciones del tipo “hoy entrega de indios a toda familia de bien que lo requiera, se le entregará un indio varón como peón, una china como sirvienta y un chinito como mandadero”.

Los prisioneros de los pueblos originarios fueron repartidos en las plazas públicas de Buenos Aires: “Está la descripción de los periodistas sobre el dolor de las madres indias cuando le quitaban el hijo, eso no se contó ni se nos dijo y está todo el poder de la Sociedad Rural y el poder de los estancieros argentinos a partir de esa repartija de tierra, que nunca fue tocada por ningún presidente, acá nunca se hizo la reforma agraria”.

En cuanto al rol de los jóvenes en la recuperación de la historia, Bayer dijo que “es lo que me pone contento, eso me dice que valió la pena luchar, por la juventud, como este hecho en Puerto Pirámides, esta pequeña aldea como dirían en Europa, pero que la juventud se juegue por la verdadera historia es sorprendente, va a quedar para siempre esta actitud de los jóvenes y por eso los apoyo en todo lo que puedo, en defender la historia del pueblo, la del primer poblador, del primer maestro, los nombres de ellos tienen que quedar, que son los que hacen desde abajo toda la vida; y por supuesto darle valor a todos los que realmente buscaron el progreso de todos y no de ellos mismos”.