Biden se obstina con que Rusia invadirá a Ucrania y Moscú expulsa a diplomático de EEUU

El presidente estadounidense insistió con que Rusia planea invadir a Ucrania en breve, y Moscú expulsó al número dos de la embajada de Estados Unidos, en un súbito agravamiento de las tensiones entre ambas potencias apenas días después de que parecían comenzar a disminuir.

17 FEB 2022 - 22:59

Biden conversará este viernes con los líderes de los principales países y organismos internacionales aliados acerca de la crisis entre Ucrania y Rusia, informó el gobierno de Canadá.

El primer ministro canadiense, Justin Trudeau, “participará mañana de una reunión convocada por el presidente de Estados Unidos” para “discutir sobre Ucrania”, reveló esta noche la oficina del funcionario en un breve comunicado.

Del encuentro participarán “los líderes de Francia, Alemania, Italia, Polonia, Rumania, el Reino Unido, la Unión Europea y la OTAN”, detalló la nota de un párrafo, incluida en la agenda oficial de Trudeau publicada en el sitio web de su oficina.

El texto no aclaró el formato de la reunión, presumiblemente por videoconferencia.

Hasta poco antes de las 23 en la Argentina, el encuentro no había sido confirmado por la Casa Blanca.

Los comentarios y la expulsión coincidieron con un pico de tensiones en la zona del este ucraniano fronteriza con Rusia, donde el Ejército combate a milicias rusoparlantes apoyados por Moscú, justo el día en que el máximo órgano de la ONU evaluó la aplicación de los Acuerdos de Minsk de 2015 destinados a pacificar el conflicto.

En la reunión del Consejo de Seguridad, el viceministro ruso de Relaciones Exteriores, Serguéi Vershinin, denunció a Ucrania de incumplir ese pacto, misma acusación que vertió el embajador ucraniano ante la ONU.

En el mismo escenario, el secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, insistió con que la inteligencia mostró que Moscú podría ordenar un ataque contra su vecino en los "próximos días".

El funcionario desafió al Kremlin a "anunciar hoy sin reservas, equívocos o desviaciones que Rusia no procederá a invadir a Ucrania" y añadió: "Díganlo claramente. Díganlo claramente al mundo. Demuéstrenlo enviando sus tropas, sus tanques, sus aviones, de regreso a sus cuarteles y hangares, y enviando a sus diplomáticos a la mesa de negociaciones".

"Nuestra información indica claramente que estas tropas (rusas), las de tierra, aeronaves y embarcaciones, se están preparando para lanzar un ataque contra Ucrania en los próximos días", dijo Blinken, y agregó que no sabe cómo se darán los hechos pero "esto es lo que puede esperar el mundo ver desarrollarse".

Advirtió que Rusia planea inventar una excusa para el ataque, que podría ser un bombardeo terrorista, el hallazgo de una fosa común, un ataque de drones montado contra civiles o un ataque con armas químicas reales o falsas.

"Rusia puede describir este evento como limpieza étnica o un genocidio, burlándose de un concepto que nosotros en este recinto no tomamos a la ligera", argumentó.

- pic.twitter.com/lHJNn3vgzH

— Alan Moore (@AIan_Moore) February 17, 2022 Y hasta pareció sarcástico cuando prometió que "si Rusia no invade Ucrania, habrá alivio de que haya cambiado de rumbo y haya demostrado que nuestras predicciones estaban equivocadas”. “Aceptamos con gusto cualquier crítica que alguien nos dirija", afirmó Blinken, según la agencia Sputnik.

En ese mismo ámbito, Vershinin afirmó que Moscú espera que Washington estudie cuidadosamente su reacción a la respuesta de Estados Unidos sobre las garantías de seguridad, transmitida hoy a la embajada norteameriocana en la capital rusa.

El viceministro advirtió que Moscú pretende "enviar un mensaje muy claro" sobre su interés "en la estabilidad estratégica y sobre cómo podemos mantener un diálogo serio, y no una simulación de diálogo".

Estados Unidos encabeza las acusaciones de que Rusia tiene 150.000 soldados cerca de la frontera con Ucrania y planea invadirla, mientras Moscú reclama que se presione al Gobierno ucraniano para que implemente los acuerdos de 2015, mediados por Alemania y Francia, para pacificar la zona del conflicto con las milicias rusoparlantes.

Más de 14.000 personas han muerto en combates entre el Ejército ucraniano y las milicias, que controlan dos provincias, Lugansk y Donetsk, en esa región de Ucrania conocida como Donbass, donde se habla ruso.

Las milicias se alzaron en armas en rechazo al derrocamiento del anterior Gobierno ucraniano por una ola de protestas en 2014 y su reemplazo por el actual, que es antirruso.

Las milicias de Lugansk denunciaron bombardeos y dijeron que se trató de una "provocación a gran escala", mientras que un comandante separatista, Rodion Miroshnik, dijo que sus fuerzas respondieron el fuego.

Ucrania negó la información, y dijo que fueron los separatistas los que bombardearon a sus fuerzas, y que éstas no respondieron, informó la agencia de noticias AFP.

La comandancia general del Ejército ucraniano anunció que proyectiles alcanzaron un jardín de infantes en Stanytsia Luhanska, una ciudad controlada por los rebeldes, hirieron a dos civiles y dejaron sin luz a media localidad.

Rusia dijo esta semana que había empezado a retirar las tropas desplegadas cerca de la frontera con Ucrania que según Occidente planeaba usar para invadir a su vecino, luego de que culminaran unos ejercicios.

Moscú niega querer invadir Ucrania, pero exige a Estados Unidos garantías de que ese país no ingresará a la OTAN, que ésta dejará de darle armas al Ejército ucraniano y que retirará sus fuerzas de países de Europa del Este que englobó en años recientes.

Rusia considera esto una amenaza a su seguridad, pero Estados Unidos y la OTAN rechazaron siquiera hablar del tema.

Esta semana, el presidente ruso, Vladimir Putin, lamentó que Estados Unidos y la alianza atlántica hayan rechazado esas exigencias, aunque se dijo listo para discutir cuestiones que la alianza sí acepta debatir, como limitaciones al despliegue de misiles y las maniobras militares en Europa del Este, sin renunciar a las principales preocupaciones de Moscú.

Estos comentarios, más el anuncio de repliegue militar ruso, habían generado esperanzas de distensión, pero la sensación duró poco.

Ayer, Estados Unidos y la OTAN dijeron que no veían señales de una retirada.

Y el Departamento de Estado confirmaba informaciones de la agencia de noticias rusa Ria Novosti acerca de que Moscú había expulsado "al número dos" de la embajada de Estados Unidos, Bart Gorman, de manera "infundada".

Rusia no hizo comentarios, y no quedó claro el motivo.

El Kremlin dice desde hace tiempo que Ucrania, alentada por la OTAN, podría querer lanzar un ataque para retomar las dos provincias del este controladas por los rebeldes.

Occidente, en cambio, dice temer que un agravamiento de la situación en Donbass sea usada por Rusia como pretexto para cruzar la frontera, lo que pareció insinuar Biden.

Los bombardeos en Donbass son "realmente preocupantes", dijo el secretario de Defensa estadounidense, Lloyd Austin, a periodistas.

"Hemos dicho ya que los rusos podrían hacer algo como esto para justificar un conflicto militar", agregó.

En Moscú, en cambio, el canciller ruso, Serguei Lavrov, dijo que de todo lo acordado con Rusia, Occidente solo aplica el principio de que Ucrania es libre de aliarse con quien quiere, "pero se aleja del resto de los compromisos".

"Semejante actitud deshonesta se observa en su enfoque hacia los Acuerdos de Minsk", agregó.

El primer ministro británico, Boris Johnson, sin mostrar pruebas, dijo que el bombardeo del jardín de infantes de hoy había sido algo armado por los separatistas para "desacreditar" a Ucrania y crearle una excusa a Rusia para intervenir.

Sin embargo, el presidente, Volodimir Zelenski, tuiteó que el "bombardeo de un jardín de infantes era una gran provocación", pero no dijo nada de una puesta en escena.

Los Acuerdos de Minsk lograron poner fin a los combates a gran escala, pero los esfuerzos para alcanzar un entendimiento político definitivo están estancados y las escaramuzas son cotidianas.

En virtud de los acuerdos, Rusia reconoció que las dos provincias controladas por los rebeldes son de Ucrania. Moscú ha rechazado sus pedidos de incorporarse a Rusia.

Ucrania, por su parte, se comprometió a darle autonomía a las provincias y a amnistiar a los separatistas, pero no lo cumplió pese a exhortaciones, sobre todo de Francia.

17 FEB 2022 - 22:59

Biden conversará este viernes con los líderes de los principales países y organismos internacionales aliados acerca de la crisis entre Ucrania y Rusia, informó el gobierno de Canadá.

El primer ministro canadiense, Justin Trudeau, “participará mañana de una reunión convocada por el presidente de Estados Unidos” para “discutir sobre Ucrania”, reveló esta noche la oficina del funcionario en un breve comunicado.

Del encuentro participarán “los líderes de Francia, Alemania, Italia, Polonia, Rumania, el Reino Unido, la Unión Europea y la OTAN”, detalló la nota de un párrafo, incluida en la agenda oficial de Trudeau publicada en el sitio web de su oficina.

El texto no aclaró el formato de la reunión, presumiblemente por videoconferencia.

Hasta poco antes de las 23 en la Argentina, el encuentro no había sido confirmado por la Casa Blanca.

Los comentarios y la expulsión coincidieron con un pico de tensiones en la zona del este ucraniano fronteriza con Rusia, donde el Ejército combate a milicias rusoparlantes apoyados por Moscú, justo el día en que el máximo órgano de la ONU evaluó la aplicación de los Acuerdos de Minsk de 2015 destinados a pacificar el conflicto.

En la reunión del Consejo de Seguridad, el viceministro ruso de Relaciones Exteriores, Serguéi Vershinin, denunció a Ucrania de incumplir ese pacto, misma acusación que vertió el embajador ucraniano ante la ONU.

En el mismo escenario, el secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, insistió con que la inteligencia mostró que Moscú podría ordenar un ataque contra su vecino en los "próximos días".

El funcionario desafió al Kremlin a "anunciar hoy sin reservas, equívocos o desviaciones que Rusia no procederá a invadir a Ucrania" y añadió: "Díganlo claramente. Díganlo claramente al mundo. Demuéstrenlo enviando sus tropas, sus tanques, sus aviones, de regreso a sus cuarteles y hangares, y enviando a sus diplomáticos a la mesa de negociaciones".

"Nuestra información indica claramente que estas tropas (rusas), las de tierra, aeronaves y embarcaciones, se están preparando para lanzar un ataque contra Ucrania en los próximos días", dijo Blinken, y agregó que no sabe cómo se darán los hechos pero "esto es lo que puede esperar el mundo ver desarrollarse".

Advirtió que Rusia planea inventar una excusa para el ataque, que podría ser un bombardeo terrorista, el hallazgo de una fosa común, un ataque de drones montado contra civiles o un ataque con armas químicas reales o falsas.

"Rusia puede describir este evento como limpieza étnica o un genocidio, burlándose de un concepto que nosotros en este recinto no tomamos a la ligera", argumentó.

- pic.twitter.com/lHJNn3vgzH

— Alan Moore (@AIan_Moore) February 17, 2022 Y hasta pareció sarcástico cuando prometió que "si Rusia no invade Ucrania, habrá alivio de que haya cambiado de rumbo y haya demostrado que nuestras predicciones estaban equivocadas”. “Aceptamos con gusto cualquier crítica que alguien nos dirija", afirmó Blinken, según la agencia Sputnik.

En ese mismo ámbito, Vershinin afirmó que Moscú espera que Washington estudie cuidadosamente su reacción a la respuesta de Estados Unidos sobre las garantías de seguridad, transmitida hoy a la embajada norteameriocana en la capital rusa.

El viceministro advirtió que Moscú pretende "enviar un mensaje muy claro" sobre su interés "en la estabilidad estratégica y sobre cómo podemos mantener un diálogo serio, y no una simulación de diálogo".

Estados Unidos encabeza las acusaciones de que Rusia tiene 150.000 soldados cerca de la frontera con Ucrania y planea invadirla, mientras Moscú reclama que se presione al Gobierno ucraniano para que implemente los acuerdos de 2015, mediados por Alemania y Francia, para pacificar la zona del conflicto con las milicias rusoparlantes.

Más de 14.000 personas han muerto en combates entre el Ejército ucraniano y las milicias, que controlan dos provincias, Lugansk y Donetsk, en esa región de Ucrania conocida como Donbass, donde se habla ruso.

Las milicias se alzaron en armas en rechazo al derrocamiento del anterior Gobierno ucraniano por una ola de protestas en 2014 y su reemplazo por el actual, que es antirruso.

Las milicias de Lugansk denunciaron bombardeos y dijeron que se trató de una "provocación a gran escala", mientras que un comandante separatista, Rodion Miroshnik, dijo que sus fuerzas respondieron el fuego.

Ucrania negó la información, y dijo que fueron los separatistas los que bombardearon a sus fuerzas, y que éstas no respondieron, informó la agencia de noticias AFP.

La comandancia general del Ejército ucraniano anunció que proyectiles alcanzaron un jardín de infantes en Stanytsia Luhanska, una ciudad controlada por los rebeldes, hirieron a dos civiles y dejaron sin luz a media localidad.

Rusia dijo esta semana que había empezado a retirar las tropas desplegadas cerca de la frontera con Ucrania que según Occidente planeaba usar para invadir a su vecino, luego de que culminaran unos ejercicios.

Moscú niega querer invadir Ucrania, pero exige a Estados Unidos garantías de que ese país no ingresará a la OTAN, que ésta dejará de darle armas al Ejército ucraniano y que retirará sus fuerzas de países de Europa del Este que englobó en años recientes.

Rusia considera esto una amenaza a su seguridad, pero Estados Unidos y la OTAN rechazaron siquiera hablar del tema.

Esta semana, el presidente ruso, Vladimir Putin, lamentó que Estados Unidos y la alianza atlántica hayan rechazado esas exigencias, aunque se dijo listo para discutir cuestiones que la alianza sí acepta debatir, como limitaciones al despliegue de misiles y las maniobras militares en Europa del Este, sin renunciar a las principales preocupaciones de Moscú.

Estos comentarios, más el anuncio de repliegue militar ruso, habían generado esperanzas de distensión, pero la sensación duró poco.

Ayer, Estados Unidos y la OTAN dijeron que no veían señales de una retirada.

Y el Departamento de Estado confirmaba informaciones de la agencia de noticias rusa Ria Novosti acerca de que Moscú había expulsado "al número dos" de la embajada de Estados Unidos, Bart Gorman, de manera "infundada".

Rusia no hizo comentarios, y no quedó claro el motivo.

El Kremlin dice desde hace tiempo que Ucrania, alentada por la OTAN, podría querer lanzar un ataque para retomar las dos provincias del este controladas por los rebeldes.

Occidente, en cambio, dice temer que un agravamiento de la situación en Donbass sea usada por Rusia como pretexto para cruzar la frontera, lo que pareció insinuar Biden.

Los bombardeos en Donbass son "realmente preocupantes", dijo el secretario de Defensa estadounidense, Lloyd Austin, a periodistas.

"Hemos dicho ya que los rusos podrían hacer algo como esto para justificar un conflicto militar", agregó.

En Moscú, en cambio, el canciller ruso, Serguei Lavrov, dijo que de todo lo acordado con Rusia, Occidente solo aplica el principio de que Ucrania es libre de aliarse con quien quiere, "pero se aleja del resto de los compromisos".

"Semejante actitud deshonesta se observa en su enfoque hacia los Acuerdos de Minsk", agregó.

El primer ministro británico, Boris Johnson, sin mostrar pruebas, dijo que el bombardeo del jardín de infantes de hoy había sido algo armado por los separatistas para "desacreditar" a Ucrania y crearle una excusa a Rusia para intervenir.

Sin embargo, el presidente, Volodimir Zelenski, tuiteó que el "bombardeo de un jardín de infantes era una gran provocación", pero no dijo nada de una puesta en escena.

Los Acuerdos de Minsk lograron poner fin a los combates a gran escala, pero los esfuerzos para alcanzar un entendimiento político definitivo están estancados y las escaramuzas son cotidianas.

En virtud de los acuerdos, Rusia reconoció que las dos provincias controladas por los rebeldes son de Ucrania. Moscú ha rechazado sus pedidos de incorporarse a Rusia.

Ucrania, por su parte, se comprometió a darle autonomía a las provincias y a amnistiar a los separatistas, pero no lo cumplió pese a exhortaciones, sobre todo de Francia.


NOTICIAS RELACIONADAS