PLAY

SOCIEDAD

Adiós a El Desafío, el parque de reciclados de Gaiman


Esto se debe a que la chacra fue vendida y ya no pertenece a la familia fundacional. El lugar creado por Joaquín Alonso fue incluido en la lista del libro de los Records Guinnes.
13/07/2012 02:00

Si alguna vez estuviste en Gaiman, quizás hayas visitado “El Desafío”, el parque de reciclados construido por un vecino de Gaiman, llamado Don Joaquín Alonso.

El predio ubicado a la vera del Río Chubut, pasará a mejor vida como leyenda de lo que alguna vez fue. Esto se debe a que la chacra fue vendida y ya no pertenece a la familia fundacional.

Para rearmar la historia de El Desafío, el parque de reciclados de Gaiman, hay que contar que Alonso comenzó con la obra en abril de 1980 y con el tiempo El Desafío se convirtió en un atractivo más del corredor turístico gaimense.

Si ibas a tomar le té, a visitar las capillas galesas, no podías no pasar por el parque. Según las estadísticas, algo así como 30.000 horas de trabajo, le tomó a Don Joaquín convertir el lugar en un perfecto paseo de concientización y recreación creativa.

Todo el parque quedó habitado por piezas confeccionadas íntegramente con todo tipo de material descartable reciclado.

La vuelta al parque

El visitante era parte de un conglomerado de significantes representaciones, de curiosas y complementado por divertidas y reflexivas inscripciones.

El parque fue visitado por más de 100 mil personas, figura en el libro récords de Guiness, como así también en 11 guías de turismo.

En Europa se han montado exposiciones con fotografías tomadas en el Parque.

Sobre el peculiar parque se escribieron a lo largo de los años artículos periodísticos y se hicieron notas de distinto calibre, siempre centradas en lo asombroso de su existencia. Diarios del país y del mundo, cámaras de la televisión argentina, de Estados Unidos, Inglaterra, Finlandia, entre otras, registraron su existencia.

Adiós a la recreación

Si estuviste alguna vez en El Desafío, quizás hayas recorrido el camino que va desde la enredadera de flores de metal hechas con latas de gaseosa.

O tal vez hayas visto el Citroën recubierto con las bases de esas mismas latas.

Hay árboles forrados con flores de plástico hechas con botellas, el patio andaluz, el Taj Mahal, las ruinas del “Mucho Chupi”.

Luego surcaste caminos de guirnaldas, móviles y más enredaderas que se fundían con árboles y plantas reales. Todo eso ya es leyenda. #


3.135



Agregar a Favoritos. En PC: CTRL+D | En Mac: ⌘+D